Mi amigo tiene unas pocas gallinas en el jardín de atrás y las trata muy bien. No puede ser malo comer esos huevos.

Cuando lo piensas por primera vez, parece que no hace mucho daño comer huevos de las gallinas domésticas. La mayoría de la gente cree que, si los huevos no han sido fertilizados, las gallinas no los necesitan así que sería un desperdicio no comérselos. Sin embargo, no es así de simple y hay varias razones por las que coger los huevos de las gallinas más queridas también es un problema.

Primero, si las gallinas se compraron o se criaron específicamente para que alguien las pudiera mantener por sus huevos; por cada hembra habrá un macho no deseado. Así que no importa lo amable que sean las personas que las cuidan, sus hermanos no habrán ido a un hogar que los quiera. Más bien todo lo contrario, los habrán matado (normalmente echándolos a una picadora) nada más nacer, o los habrán vendido a la industria de la cadena alimentaria.

Otros mitos sobre las gallinas y sus huevos:

¿Y qué pasa si son gallinas rescatadas? Darles un hogar a cambio de unos pocos huevos seguro que es bueno para ellas?

Vale, puede que no sea lo ideal pero seguro que es mejor salvar algunas gallinas y coger algunos de sus huevos que sacrificarlas, ¿no?

Yo siempre compro huevos camperos, eso está bien, ¿no?

 

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.