Suscríbeme

Animales

El derecho a vivir

Los animales no son nuestra propiedad y no deberían usarse como alimento, para confeccionar ropa, en investigación o como diversión

Los animales son seres sensitivos. Tienen emociones y pueden sentir dolor y felicidad.

Al igual que nosotros, los animales pueden sentirse tranquilos o sufrir estrés. La producción masiva de animales para utilizarlos como alimento y para confeccionar ropa ha dado como resultado una industria a la que le preocupa poco su bienestar y que les hace sufrir de innumerables maneras.

Dos de los mayores culpables son las industrias que se dedican a la fabricación de productos lácteos y a la producción de huevos. Diferentes investigaciones muestran que probablemente los pollos sufran la existencia más miserable de todos los animales criados en granjas industriales. Y, sin embargo, sus huevos se consumen a un ritmo desorbitado. A las vacas lecheras las separan de sus terneros apenas unas horas después del parto, tras haberlas fecundado artificialmente, sólo para asegurarse la producción de leche. Como cualquier otra madre, sufren; y también lo hacen sus pequeños.

Más abajo puedes leer sobre estos animales, aprender acerca de su personalidad, cómo interactúan en sus grupos sociales y qué es lo que más les gusta. Luego, puedes leer sobre sus cortas e infelices vidas, confinados en las industrias cárnicas, lácteas y productoras de huevo.

Alguien, no algo.

Cuando hablamos de los miles de millones de animales que sufren a manos de las industrias cárnicas, lácteas y productoras de huevos, es fácil pasar por alto el hecho de que cada uno de estos animales es un individuo. Todos son únicos, como tu perro o tu gato, con la misma pequeña personalidad, rasgos y peculiaridades. Aquí compartimos las historias de algunos personajes fantásticos, rescatados de mataderos y que viven su vida como la naturaleza querría.

Ver más historias