Pero si los animales no tienen alma…

La supuesta inteligencia superior y espiritualidad de algunos miembros de la sociedad, y la idea de la selección natural se ha usado para justificar algunos de los peores abusos en la historia de la humanidad.

En el libro Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con vacas, Melanie Joy explica:

“La creencia en la superioridad biológica de ciertos grupos se ha usado durante siglos para justificar la violencia: los africanos estaban destinados “por naturaleza” a la esclavitud, los judíos eran malvados “por naturaleza” y, de no ser erradicados, destruirían Alemania, las mujeres son “por naturaleza” propiedad de los hombres y los animales existen “naturalmente” para ser comidos por los seres humanos”.

Al negar que los animales tengan las mismas cualidades que nosotros, los coloca en un nivel más bajo en la escala social. Y por eso es más fácil hacer la vista gorda a su sufrimiento continuo.

En cualquier caso, aún hay que demostrar de manera concluyente la existencia del alma humana… así que, ¿dónde está la prueba de que los animales no tienen una? E incluso si llegara a probarse que no tienen, ¿acaso justificaría tratarlos mal?

¿No merecen todos los seres vivos sensibles nuestra compasión, sean iguales a nosotros, o no?

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.