Animales marinos olvidados

Seaspiracy nos mostró lo devastadora que es la industria pesquera para los animales, el medio ambiente, la biodiversidad y los derechos humanos. También nos mostró que las piscifactorías (y la contaminación y sufrimiento animal que traen consigo) no son la respuesta a estos problemas. Aquí compartimos contigo algunas de las prácticas más preocupantes de la acuicultura y como muchos animales a menudo son pasados por alto en los debates sobre cómo nuestras elecciones alimentarias afectan a los animales y al medio ambiente.

PULPOS
Los pulpos siempre nos sorprenden. Estas criaturas tan inteligentes son también increíblemente hábiles. Pueden abrir las conchas de los moluscos, manipular las rocas, construir refugios e incluso desmontar los sistemas de filtración de los tanques si tienen la mala suerte de acabar en uno. Los pulpos tienen personalidades distintas, pueden aburrirse y tienen imaginación. Todas estas son características con las que los humanos podemos identificarnos, pero los pulpos son mucho más que eso. Tienen un sistema nervioso distribuido principalmente en sus ocho brazos, la capacidad de camuflarse cambiando de color y pueden regenerar un miembro si lo pierden. A pesar de ser uno de los animales más extraordinarios del planeta, no son inmunes a la explotación humana. Recientemente, la industria acuícola ha empezado a experimentar con su cultivo.

Foto: Unsplash

Cada año se capturan unas 350.000 toneladas de pulpos en la naturaleza para servirlas en restaurantes de todo el mundo. Se han capturado en tal cantidad que su número se está derrumbando y ya hay intentos de producirlos en masa en las granjas. Durante mucho tiempo esto fue un reto, ya que los pulpos sólo comen alimentos vivos. Esto significaba que eran caros y difíciles de mantener, además de necesitar una salinidad y temperatura específicas para prosperar.

Desgraciadamente, la industria, anticipando beneficios, persistió. Descubrieron que algunas especies de pulpo pueden sobrevivir con una alimentación menos óptima y en un entorno menos específico. Ahora, hay empresas en Australia, México y Japón que se preparan para criarlas en fábricas.

La profesora Jennifer Jacquet, de la Universidad de Nueva York, dirigió un equipo de investigadores medioambientales que se opuso a la cría de pulpos. Ella afirma que: “Los pulpos se alimentan de peces y crustáceos. Proporcionar lo suficiente para alimentar a un gran número de ellos aumenta la presión sobre la cadena alimentaria. Es insostenible”.

El profesor Jacquet fue más allá del impacto ecológico y también habló con pasión sobre la ética de la cría de pulpos. “No vemos ninguna razón para que, en el siglo XXI, un animal sofisticado y complejo se convierta en la fuente de alimentos producidos en masa”, dijo. “La cría industrial del pulpo no es ética ni está justificada desde el punto de vista ecológico”.

TORTUGAS MARINAS
En un popular destino turístico de las Islas Caimán, los visitantes pueden nadar con tortugas marinas verdes en peligro de extinción y atraparlas para fotografiarse con ellas. Puede que no sepan lo estresante que resulta esto para los animales, pero esta no es la única omisión en la página web de la empresa. En ninguna parte está escrito que también crían 9.500 de estos animales en peligro de extinción para el comercio de carne.

Las tortugas marinas son criaturas solitarias. Migran más de 2.200 kilómetros y pueden sumergirse hasta 150 metros de profundidad. En esta granja, se mantienen de a cientos en tanques de hormigón poco profundos.

Foto: Unsplash

La organización World Animal Protection (WAP) encontró pruebas de que estos animales, cuando estresados, se canibalizaban entre sí. En 2015, uno de los empleados del sitio renunció a su trabajo después de presenciar el terrible sufrimiento diario. “Estaban constantemente luchando por llegar a la superficie para respirar”, dijo. “Todas las tortugas que podías ver tenían heridas y marcas de mordeduras. Y todos vivían apilados unos encima de otros”.

Las mordeduras, las enfermedades y el estrés son problemas comunes según la AMP, al igual que la endogamia. Como resultado, algunas tortugas nacieron sin ojos.

Es increíble que alguien críe a un animal en peligro de extinción y siga buscando el beneficio de su sacrificio. Aunque esta granja es, afortunadamente, única en el mundo, hay muchas más granjas que crían tortugas de agua dulce para la producción de carne. En China se venden más de 300 millones de tortugas cautivas al año. La mayoría son tortugas de caparazón blando, pero algunas son especies en peligro crítico. Hay mucho secretismo en torno a esta explotación que ninguna de las dos empresas quiere dar información a sus competidores. La mayor parte de las críticas se deben al hecho de que los animales capturados en la naturaleza se utilizan para reforzar el “stock” de cría. Que sepamos, nadie ha explorado las condiciones de estas granjas, ni ha visto cómo sufren allí los animales, pero sí sabemos una cosa: esta falta de información es una muy mala señal.

CAMARONES
Mientras los océanos del mundo se vacían a un ritmo alarmante, la industria busca otras formas de obtener beneficios. Hoy en día, la cría de camarones es cada vez más común. En el Reino Unido, más de la mitad de las gambas que se consumen son de cría.

Se trata, sin duda, de una industria sombría. La Fundación para la Justicia Ambiental afirma: “La producción de camarones puede ser responsable de una grave degradación medioambiental, como la destrucción de manglares, marismas y arrecifes de coral, la destrucción de la biodiversidad marina y costera y el ahogamiento masivo de tortugas marinas y otras especies protegidas. También se ha asociado a abusos de los derechos humanos, como el trabajo infantil y esclavo, la intimidación, la violencia e incluso el asesinato. “

Foto: AdobeStock

En Vietnam, la cría de camarones está asociada a la deforestación, la erosión, el rápido hundimiento de la tierra y el aumento de los niveles de salinidad que amenazan la estabilidad de toda la región del delta del río Mekong. La práctica también provoca una grave contaminación, ya que la mayoría de los criadores de camarones dependen de una serie de productos químicos y medicamentos para mantener vivos a los animales. En la eliminación, los componentes se vierten en las vías fluviales públicas junto con las aguas ya reusadas y contaminadas del lago.

En el corazón de esta industria se encuentra un secreto extremadamente chocante: la “extracción del tallo del ojo”, que consiste en cegar deliberadamente a las hembras.

Las hembras de camarón tienen una glándula detrás de los ojos que afecta a la fertilidad. El estrés de vivir en estas granjas hace que los animales sean menos propensos a reproducirse. Para forzar el proceso, los ganaderos destruyen esta glándula cortándoles los ojos, lo que obliga a los ovarios a madurar.

Es difícil concebir algo más despreciable que se le podría hacer a un animal, pero esto ocurre en casi todas las granjas de camarones del mundo.

¿Les hace daño? Un estudio descubrió que el comportamiento de los animales era coherente con el dolor e incluía el movimiento de la cola, el frotamiento de la zona afectada, el retroceso y la inclinación. Los animales también experimentaron desorientación causada por los cambios hormonales de la destrucción de la glándula.

No debería sorprendernos que el sufrimiento que ya conocemos en las granjas industriales sea igual de intenso, quizá más, en las granjas de acuicultura. Cuando los animales son productos, cuando sus vidas y cuerpos se ven sólo en términos de beneficio, parece que no hay fin a las atrocidades que la gente está dispuesta a cometer.

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.