Llevar una alimentación vegana es peligroso para los niños.

Cualquier alimentación tiene que estar bien planificada para garantizar una nutrición correcta, y para los niños en crecimiento es aún más importante. No hay ninguna prueba de los niños que siguen una alimentación vegana bien equilibrada y con los suplementos adecuados estén menos sanos que los que comen carne o productos lácteos. De hecho, los padres veganos normalmente están mejor informados sobre la nutrición y los niños veganos bien cuidados pueden estar incluso más sanos que los omnívoros, porque su alimentación incluye demasiada comida basura y muy poca verdura y fruta.

Lo más importante que hay que recordar es que la alimentación baja en grasas y rica en fibras recomendada para adultos (dieta perfecta si se sigue una alimentación vegetal) no es adecuada para los niños. Los niños en crecimiento gastan muchísima energía y necesitan una ingesta alta de calorías; tomar demasiada fibra hará que sus pequeños estómagos se sientan llenos sin haber comido suficiente. Por eso no se suele recomendar cereales integrales. Añadir aceite vegetal a las comidas aumenta la cantidad de calorías, y dar a tu hijo comidas y aperitivos más pequeños, pero más frecuentes son las estrategias que te pueden ayudar.

La alimentación de un niño vegano también necesita suplementos de las vitaminas adecuadas, como la D y la B12, para evitar cualquier deficiencia. También tiene que comer una variedad de legumbres, de tofu y otros alimentos proteínicos para conseguir aminoácidos. La leche vegetal debe estar enriquecida con calcio, lo que las madres lactantes también deberían tener en cuenta; y los frutos secos nos ayudarán a conseguir suficiente hierro.

Si estás pensando en ser vegano y tener hijos, ¿por qué no visitas a un nutricionista que te ayude a planear una alimentación equilibrada y garantice que toda la familia obtiene los nutrientes que necesita?

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.