Los diez mayores mitos veganos

Pequeñas respuestas a los mitos veganos más comunes.

Los diez mayores mitos veganos
Foto cortesía de AdobeStock

¿Cómo consigues la proteína?

La idea errónea más habitual es creer que hay que consumir carne para obtener suficiente proteína. Y esto, simplemente, no es así. Claro que la carne tiene proteínas, pero eso no significa que no se puede conseguir de otro modo. De hecho, los veganos hacemos lo que las vacas, los cerdos y los pollos; vamos a la fuente.

Hay excelentes fuentes de proteína, por ejemplo: las verduras verdes (se llevan el premio la col rizada, el brócoli, las algas, los guisantes y las espinacas), los cereales (el arroz integral, el pan de trigo integral, la pasta, la quinua y el bulgur), y los frutos secos (las nueces de Brasil, los cacahuetes, los anacardos, las almendras, los pistachos y las nueces).

Tomar suficiente proteína en tu alimentación no es un gran problema. Sólo hay que estar al tanto de qué alimentos de origen vegetal son ricos en proteínas y tratar de incluir algunos de ellos en cada comida. La opción fácil del sándwich de mantequilla de cacahuete (aunque, ahora que eres vegano, seguro que descubrirás también las delicias de los anacardos y las avellanas),  una buena porción de porotos, garbanzos, etc. La quinua de la foto ( Haz clic aquí para ver la receta ), o un salteado de tofu y verduras… ¡Y eso solo por decir algo simple! ¡En serio, hay tanto para elegir que lo harás sin darte cuenta!

Para saber más sobre las proteínas, visita nuestra sección de salud . También puedes comprobar todos los atletas veganos que despuntan.

Homemade Quinoa Tofu Bowl with Roasted Veggies and Herbs
Foto cortesía de AdobeStock

Pero ¿y si te quedas atrapado en una isla desierta?

A pesar de que esta situación sería un tanto inusual, el hecho es que es una pregunta bastante común que se hace a los veganos. Bastante raro. Si buscas en Google “consejos para sobrevivir en una isla desierta”, encontrar agua potable suele ser el que más se repite. ¡Viva! ¡Súper vegano!

Si te has quedado en blanco, y no recuerdas que estas islas suelen estar llenas de plátanos, mangos y cocos, siempre puedes seguir nuestro lema:

“Pienso hacer lo de Tom Hanks en Náufrago, tener como amigo a un balón de voleibol y pelo salvaje, como una estrella de rock”.

En serio, es la única respuesta sensata que puedes dar.

El tofu y la soja contienen estrógenos y bajan los niveles de testosterona, ¿no?

No se ha detectado que la soja altera los niveles de testosterona en los hombres.

La soja en legumbre (granos de soja) contiene isoflavonas, que pertenecen a un grupo de compuestos llamados fitoestrógenos. Dado que las isoflavonas se unen a los mismos receptores que el estrógeno, se ha difundido una idea equivocada acerca de la soja. La conclusión sería que las isoflavonas no son lo mismo que los estrógenos y tampoco causan el mismo efecto.

Es más, en un estudio realizado en 2010 se analizó si la soja produce efectos similares a los del estrógeno en los hombres y disminuyó los niveles de testosterona. Esta fue la conclusión:

Los resultados (…) detectaron que ni la soja, ni sus derivados, ni los suplementos de isoflavonas alteran los niveles de las concentraciones de testosterona biodisponibles en los hombres.’ – Hamilton-Reeves JM, y col.

¿No hay que ordeñar a las vacas para que no exploten?

Una vaca solo puede producir leche si pare un ternero. En las granjas lecheras se insemina anualmente a las vacas para que puedan dar leche continuamente. En su entorno, las vacas se quedarían preñadas de manera natural, los terneros mamarían de sus madres y serían totalmente innecesarios que los humanos las ordeñaran.

Sin embargo, en estas granjas se separa a los terneros de sus madres apenas un par de días después de nacer. Se hace así para maximizar la leche que van a producir sus madres para el consumo humano. Se puede criar a las terneras para convertirlas en productoras de leche, sacrificarlas inmediatamente, o incluso llegar a venderlas para consumo humano como lechales. Los terneros solo tienen dos opciones: transportarlos y criarlos para consumo humano como lechales, en lugares donde viven confinados en pequeños rediles o jaulas, apenas sin movimiento ni luz natural, y sacrificarlos a los seis meses; o matarlos nada más nacer y venderlos como carne de baja calidad.

Las vacas pueden vivir hasta 20 años. En estas granjas lecheras, la edad media de una vaca lechera es menos de cinco.

Vacas
Foto cortesía de AdobeStock

¿No tienen problemas las plantas también?

Las plantas no tienen un sistema nervioso central, ni terminaciones nerviosas, ni cerebro. Dicho de otro modo, las plantas no tienen ninguno de los receptores con los que los seres sensitivos experimentan dolor.

¿Qué hay de malo en comer miel? ¿Las abejas no la fabrican de manera natural?

Sí, las abejas fabrican miel de manera natural, pero lo hacen para ellas, ¡no para los humanos!

Del mismo modo en la leche de una vaca se supone que es para los terneros; la miel es para las abejas; prácticamente, es su almacén de comida para el invierno. Las abejas trabajan duro en primavera y verano para recolectar el néctar de las flores, regurgitarlo, refrescarlo batiendo sus alas, y almacenan como miel en las colmenas.

Cuando se crían abejas, la miel y otros productos fabricados por ellas como la jalea real, el polen y la cera, se extraen de la colmena y se venden para el consumo humano. A veces se sustituye la miel por el jarabe de azúcar, otras veces, los apicultores se aseguran de que quede suficiente miel para las abejas sobrevivan durante el invierno.

La mayoría de los veganos cree que la miel no es para nosotros; y que comprar, vender y criar abejas para nuestro propio beneficio es explotarlas. Además, incluso los apicultores más cuidadosos no pueden evitar matar alguna abeja mientras recolectan la miel. Así que, si tenemos tantas alternativas como el sirope de arce, agave, y otros edulcorantes; no parece que tenga sentido utilizar abejas.

Por si fuera poco, las abejas están en una situación de amenaza; algo muy preocupante, dado que son necesarios para polinizar los cultivos vegetales. Hay gente que defiende que por eso es bueno, cría abejas para tener miel; pero un vegano le diría que, al contrario, podríamos ayudar a las abejas “gratuitamente”; o sea, sin saquear sus colmenas y usar su comida. Al fin y al cabo, ¿acaso ellas no nos ayudan ya bastante?

Pero el cuero es un producto derivado de la industria cárnica, así que tiene sentido usarlo, ¿no?

Mucha gente cree al comprar cuero, se hace un uso completo del animal, así que reduce los desperdicios de la industria cárnica. Sin embargo, el cuero no es tanto un (sub)producto derivado como una parte de la industria más rentable. Comprar cuero fomenta la industria cárnica; por lo que se le aplican los mismos problemas éticos y medioambientales.

Por ejemplo, gran parte del cuero más fino procede de terneros nonatos o neonatos; como los que se sacrifican mientras son lechales, o de aquellos que incluso no han llegado a nacer. La mayoría de los animales que se destinan a la producción de cuero sufren las mismas terribles condiciones de cría en la granja que los que se crían como alimento. Ni tan siquiera lo llamados animales “camperos” viven mejor. Las vacas indias son una importante fuente de cuero, y se transportan por todo el país, a menudo en condiciones pésimas, a otros estados donde sí es legal sacrificarlas.

Producir cuero tiene un coste muy importante para el medio ambiente. Primero, la mayor parte del cuero proviene de vacas productoras de metano, uno de los factores responsables del cambio climático. Por otra parte, gran parte del cuero que se anuncia como italiano, proviene en realidad de ranchos en la selva amazónica, que en muchos casos se han levantado en tierra despejada de manera ilegal. Por último, curtirlo es un proceso tóxico, tanto para las personas como para el medioambiente; por lo que se externaliza a países en vías de desarrollo, que pagan tal precio. Por ejemplo, el río Buriganga en Bangladesh, que fluye por una zona destinada en su mayor parte a la industria del cuero, ha sido declarado como “ecológicamente muerto” como resultado de la contaminación.

¿No les estamos haciendo un favor a estos animales, al darles una vida?

La mayoría de los animales reciben un trato tan cruel durante sus breves vidas que no; no les estamos haciendo un favor al darles una vida. Una vida corta y miserable no es en absoluto una vida de verdad.

¿Y qué hay de los animales que tienen vidas más largas y felices, que se sacrifican rápidamente y sin dolor? Aun así, eso no nos da el derecho a sacrificarlos; tal como un padre no tiene derecho a abusar de sus hijos. Desde su nacimiento; los animales tienen derechos, y nosotros tenemos la obligación moral de no infringirlos, como también tenemos la obligación moral de no infringir los derechos de otros humanos.

Farmed pig in transit to a slaughterhouse
Foto cortesía de AdobeStock

¿No es imposible ser vegano porque hay productos animales en todo?

Es imposible ser perfecto en nuestro mundo imperfecto. De hecho, la sociedad vegana The Vegan Society explica que ser vegano es:

‘Un modo de vida que trata de excluir en la medida posible y practicable todos los modos de explotación y crueldad hacia los animales, estén destinados a la industria alimenticia, textil o cualquier otro fin.’

Para la inmensa mayoría, ser vegano no es una búsqueda de la pureza personal, sino un modo de vida que evita el sufrimiento innecesario y fomenta la compasión en vez de la crueldad.

¿Que tengamos caninos no significa que somos carnívoros?

Dado que no podemos sobrevivir con una alimentación carnívora, no; no somos carnívoros. Sin embargo, sí, podemos sobrevivir como veganos, en muchos casos, de manera más saludable que como omnívoros (puedes leer más en nuestra sección de salud ) .

Además, que tengamos dientes caninos no significa que seamos carnívoros. ¿Acaso no ha visto los caninos de un gorila?

Para conocer las respuestas a más de 50 mitos veganos comunes, visita nuestra sección de mitos .

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.