Seguro que una sola persona vegana no supone una gran diferencia…

“Imagina que alguien deja de comprar pechugas de pollo y, en su lugar, escoge otras opciones vegetarianas para reducir el sufrimiento de los animales en las granjas de producción masiva. ¿Acaso esa persona supone una diferencia? Puede que pienses que no. Si una persona se opone a comprar pechugas de pollo un día, pero el resto de los carnívoros del planeta sigue comprando pollo, ¿cómo podría este hecho si quiera afectar al número de pollos que se matan para consumo humano? Cuando un supermercado decide cuánto pollo comprar, no le importa que un día en concreto se comprara una pechuga menos. Sin embargo, si miles o millones de personas dejaran de comprar pechugas de pollo, el número de pollos que se crían como alimento disminuiría; la oferta bajaría para cumplir con la demanda. Parece que estamos ante una paradoja: un individuo solo no puede marcar una diferencia; millones de ellos, sí pueden; pero las acciones de esos millones son simplemente las acciones conjuntas de muchos individuos. Es más, la ley de oro de la economía dice que, en un mercado en funcionamiento, si la demanda de un producto disminuye, la cantidad de producto que se ofrece también disminuye. Entonces, ¿cómo podemos conciliar estas ideas?

La respuesta es: el valor esperado. Si te opones a comprar pechugas de pollo, la mayoría del tiempo no supondrá un cambio; el supermercado seguirá comprando la misma cantidad de pollo. Pero a veces, sí que marcará una diferencia. El encargado de la sección de carne evaluará las ventas de pechuga de pollo y, de vez en cuando, decidirá reducir el stock; algo que no habría hecho si las ventas hubieran sido mayores. Por ejemplo, pueden tener una norma que diga: “si las ventas mensuales son menores que 5000, se reduce el stock en un 20%.” Y cuando decidan reducir el pedido, lo reducirán en mayor proporción que las veces que no hayas. Tu decisión podría haber supuesto 1/1000 compras, pero va a salvar a 1000 pollitos.

No es sólo un argumento teórico. Los economistas han estudiado este hecho desde la economía para calcular cuánto afecta de media un único consumidor en las ventas totales al negarse a comprar una unidad de un determinado producto. Se estima que, de media, si renuncias a un huevo, la producción total caería en 0,91 huevos; si se renuncia a un galón (4,5 l) de leche, la producción total se reduciría en 0,56 galones (2,12 l). Y con otros productos sucede algo similar: al renunciar a 1 libra (454 g) de ternera, la producción de ternera caería en 0,68 libras (308 g); 1 libra de cerdo, en 0,74 libras (335 g); 1 libra de pollo, en 0,76 libras (345 g).”

William MacAskill (cofundador del Movimiento Altruista eficaz) – del libro Haciendo el bien mejor: un Nuevo modo para marcar diferencias.(Doing Good Better – A Radical New Way to Make a Difference’)

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.