Noodles de calabacín con pesto, rúcula y tomates y garbanzos asados

Clea Grady

Chickpea and zoodles

Para hacer los noodles de calabacín (en crudo) puedes usar un espiralizador, una herramienta que suena terriblemente técnica, pero que no lo es. Yo tengo uno manual que apenas cuesta unas libras, se pueden conseguir fácilmente en internet y son fantásticos para crear platos interesantes de los ingredientes más simples. Este plato es de mi invención, pero está súper bueno.

Ingredientes

  1. 3 calabacines
  2. Medio tarrito de puesto vegano
  3. Olivas kalamata (opcionales. ¡A mí me encantan!)
  4. Una docena de tomatitos de pera, partidos por la mitad
  5. Unos buenos puñados de rúcula
  6. Pimentón ahumado
  7. Pimienta cayena
  8. Una lata de garbanzos cocidos
  9. Orégano
  10. Sal de apio
  11. Ajo en polvo
  12. Aceite de oliva

Preparación

Raciones 2-4, depende del tamaño de la ración.

Método

  • Calienta el horno a 220ºC
  • Escurre los garbanzos y lávalos en agua fría. Ponlos en un paño de cocina limpia y sécalos todo lo que puedas. Pásalos a un cuenco y añade un chorrito de aceite de oliva y media cucharadita de lo siguiente: pimienta cayena, orégano, sal de apio y ajo en polvo. (Me inventé esta mezcla tratando de encontrar una receta para garbanzos asados, pero no tenía las especias/hierbas concretas que pedía. Ahora es mi mezcla favorita, pero puedes experimentar con los sabores que te gusten). Revuelve bien. Extiéndelo todo en una bandeja de horno con papel antiadherente en una sola capa, y asa los garbanzos durante 20 minutos. Resérvalos.
  • Mientas los garbanzos se asan, puedes asar también los tomates. Yo los pongo partidos por la mitad en una bandeja más pequeña, espolvoreo pimentón ahumado por encima y los meto al horno. Sin aceite ni nada. Creo que es cuestión de gusto cómo ases los tomates, así que yo dejo los míos en el horno menos tiempo que los garbanzos; unos 15 minutos. Cuando se hayan hecho a tu gusto, sácalos y resérvalos.
  • Mientras los garbanzos y los tomates se asan, prepara los noodles. Intenta sacar todas las espirales posibles de los tres calabacines. Es una actividad muy divertida para hacer con alguien, porque podéis competir por “el noodle más largo”, por ejemplo.
  • A mí estos noodles de calabacín me gustan prácticamente crudos, así que el siguiente paso es bastante rápido…
  • Pon una sartén a calentar a fuego muy bajo, y vierte la mitad de un tarrito de pesto vegano, añade los tomates asados y las olivas. Ve añadiendo los noodles poco a poco, revolviendo constantemente para que se cubran bien con la mezcla de puesto. Cuando estén todos bien cubiertos, están listos para servir.
  • Lava la rúcula y repártela en los platos.
  • Echa por encima la mezcla de los noodles y termina añadiendo tantos garbanzos como quieras.
  • ¡A comer!

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.