Tagine de quinua y albóndigas

Laura Hemmington

Quinoa Meatball Tagine

Todos los sabores y texturas de todas las especias en un oloroso tagine, con todos los beneficios nutritivos de la quinua, las hierbas aromáticas y las semillas.

Una receta sencilla, sana e integral, lista en menos de una hora.

Ingredientes

  1. 100 g de quinua, aclarada y escurrida
  2. 400 g de garbanzos, escurridos (pueden ser de lata)
  3. 4 cucharadas de pipas de calabaza
  4. 12 albaricoques secos
  5. 1 cucharadita de sirope de arce
  6. 1 huevo de lino (1 cucharada de semillas de lino molido, 3 cucharadas de agua)
  7. 1 cucharadita colmada de canela, cilantro, comino, chile en copos, pimentón ahumado, cúrcuma (1 de cada))
  8. 2 cucharaditas de aceite de oliva
  9. 1 cebolla morada, picada
  10. 6 dientes de ajo, picados
  11. 1 lata de tomate en trozos
  12. 1 cucharadita de salsa de soja
  13. 1 cucharada de vinagre de sidra o de vino tinto
  14. 1 puñado de hojas de cilantro fresco
  15. Zumo de ½ limón
  16. Opcional: hojas de orégano fresco para decorar

Preparación

Raciones: 2.

Calienta el horno a 180°C / 350°F / Gas 4.

Método

  • Tras lavarla, pon la quinua en una cazuela con 200 ml de agua. Cúbrela, llévala a hervir y cuece a fuego lento hasta que el agua se haya evaporado (12-15 min). Déjalo tapado otros 5 minutos.
  • Mientras la quinua se cocina, prepara el huevo de lino. Combina las semillas molidas y el agua en un cuenco pequeño, y mételo en el frigorífico.
  • Luego, pon todas las especias en polvo en una sartén y caliéntalas, moderadamente, unos minutos hasta que puedas oler sus aromas. Revuélvelas un poco para asegurarte de que se tuestan por igual y retíralas del fuego.
  • La quinua ya debería estar lista. Suéltala con un tenedor y ponla en un cuenco grande.
  • Coloca los garbanzos, la mitad de las pipas de calabaza, la mitad de los albaricoques, el sirope de arce, el huevo de lino y la mitad de las especias tostadas en el procesador de alimentos. Muele hasta que todo quede bien combinado en una pasta. A mí me gusta dejar unos garbanzos enteros, pero si prefieres una textura melosa, sigue batiendo hasta conseguirla.
  • Pon esta mezcla en el cuenco con la quinua y mézclalo todo.
  • Pon papel de aluminio en una bandeja para horno y engrasa la superficie con una cucharadita de aceite de oliva.
  • Haz las albóndigas. Coge una cucharadita de la mezcla y dale forma de bolita con las manos. Colócalas una a una en la bandeja. ¡Lávate las manos en cuanto termines para no mancharte de naranja!
  • Hornéalas a media altura unos 10 minutos, dales la vuelta, y hornéalas otros 10 minutos.
  • Mientas las albóndigas se hacen, prepara la salsa. Añade la segunda cucharadita del aceite de oliva en la sartén con lo que queda de las especias. Caliéntalo a fuego medio y añade el ajo y la cebolla. Cuando estén tiernos, añade los tomates de lata revolviendo bien. Añade la salsa de soja y el vinagre, y deja cocer 5 minutos. Viértelo en el vaso del procesador, o batidora, (no hace falta limpiarlo de la mezcla de las albóndigas) y bate hasta que esté suave. Vuelve a ponerlo en la sartén para que reduzca.
  • Echa el resto de las pipas de calabaza y los albaricoques (partidos), el cilantro y el zumo de limón. Déjalo a fuego bajo hasta que esté listo para servir.
  • Si vas a servir el tagine con noodles de calabacín, prepáralos ahora.
  • Monta el plato con todos los ingredientes y espolvorea con más hierbas aromáticas.

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.