Tarta de almendra y té verde con glaseado de coco

Alessandra Seiter

Vegan baking

En esta tarta se destaca el sabor ligeramente dulzón, untuoso, del té verde matcha. ¡Y está llena de antioxidantes! El limón, la canela y el toque de nuez moscada acompañan muy bien; y el sencillo glaseado de leche de coco favorece la esponjosidad de la tarta. Un tarta ideal para el desayuno o el aperitivo.

Ingredientes

  1. Para la tarta:
  2. 2 cucharadas de maicena de semillas de lino
  3. ¾ taza de leche vegetal
  4. 1 1/3 tazas de trigo integral, espelta, o mezcla sin gluten
  5. 2 cucharaditas de levadura
  6. 1 cucharada de polvo de té verde matcha
  7. 1 cucharadita de ralladura de cáscara de limón
  8. 1 cucharadita de canela
  9. ½ cucharadita de nuez moscada
  10. 1/8 cucharadita de sal
  11. ½ taza de aceite de coco, derretido
  12. ½ taza de azúcar de coco
  13. 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  14. ½ taza de almendras crudas, tostadas y picadas
  15. Para el glaseado:
  16. 1 lata de leche de coco. Déjala en el frigorífico la noche anterior, no la agites
  17. 1 cucharada de tapioca en polvo
  18. 1 cucharada de sirope de arce o néctar de agave
  19. ½ cucharadita de extracto de vainilla
  20. 1 taza = 237 ml
  21. *Utiliza la misma taza para todas las medidas

Método

Calienta el horno a 425ºF/220ºC. Engrasa una bandeja alta de 8×4 pulgadas (20×10 cm).

En un bol mediano, mezcla la maicena de semillas de lino y la leche vegetal. Resérvala aparte.

En otro bol mediano, mezcla la harina, la levadura, el matcha, la ralladura de limón, la canela, la nuez moscada y la sal.

En un bol más grande, mezcla el aceite de coco derretido, el azúcar de coco y el extracto de vainilla. Añade y revuelve la mezcla de lino. Añade la mezcla seca a la mezcla líquida, 1/3 cada vez; revolviendo bien cada vez que añadas algo. Cuando hayas incorporado todos los ingredientes secos, añade las almendras.

Con un cazo, vierte la mezcla en la bandeja engrasada; métela al horno, y baja la temperatura a 375ºF/190ºC inmediatamente. Hornéalo unos 20-30 minutos, o hasta que al clavar un palillo o cuchillo en el centro de la tarta, salga limpio. Deja que se enfríe en la misma bandeja al menos 20 minutos antes de sacarla a una rejilla para que termine de enfriarse.

Mientras la tarta se hornea, prepara el glaseado. Con cuidado, vierte solo el líquido cremoso en la parte de arriba de la lata de leche de coco en un bol mediano, intentando no coger nada de agua de coco, que está por debajo. Puedes usar el agua de coco para hacer smoothies. Mezcla la tapioca, el sirope/néctar y la vainilla. Deja el glaseado en el frigorífico hasta que la tarta esté completamente fría.

Cuando la tarta se haya enfriado por completo, ponla sobre papel de hornear y, con una cuchara, ve echando el glaseado por encima, dejando que escurra por los laterales. Pon la tarta en un plato y sírvela. Para que quede más esponjosa, espera a servir hasta que el glaseado se haya absorbido y asentado, un par de horas más tarde.

¿Listos para tomar el desafío de Veganuary?

Veganuary es el mayor movimiento vegano del mundo, que inspira a la gente a probar el veganismo en enero y durante el resto del año.